...de Ushuaia a Alaska, allá vamos, porque a pesar de las diferencias, todos somos iguales.

domingo, 20 de marzo de 2011

Ríos que son rías

Las fórmulas exitosas, de esas que garantizan satisfacción, no son muy comunes en los viajes, lo comprobamos. Saliendo de Rada Tilly, después de pasar la noche en el cuartel de bomberos encontramos en la rotonda que salía hacia la ruta una pareja mochileros, no estoy seguro de que estuvieran haciendo dedo, pero como veníamos de una linda experiencia con gente extranjera bastó que nos miráramos con Clari para decidir en un santiamén dar un pisotón al freno y hacer cincuenta metros marcha atrás para ofrecerles un aventón. Como dije, era una pareja, él de Rusia y ella ucraniana, estaban terminando un viaje de un año alrededor del mundo, con un proyecto cultural que era interesante. Era obvio, no iba a pasar lo mismo que con los anteriores, hablamos un poco, lo que nos permitía la barrera idiomática y los gritos del viento patagónico que azotaban a la Westy. Así fue, como sin pena ni gloria dejamos a Marcel y Olga en el cruce de la ruta 3 y el camino que nos llevaba a Puerto Deseado, nuestro siguiente destino.

Esta cuidad, tiene como atractivo más grande una ría, esto es algo muy parecido a un río, que además de la última letra, se diferencian en que la primera tiene agua de mar en vez de agua dulce. Es un acontecimiento muy raro, de hecho creo que en la Argentina hay solo dos (Perdón por la falta de rigor periodístico) y se forma cuando un río común y silvestre se seca y en su cause vació se mete el mar, esto pasa acá gracias a que a eso, se le suma la gran amplitud de mareas que hay en la costa patagónica del Mar Argentino, hay lugares en que varía 14 metros la altura del mar y 2 veces al día.

No los aburro más, ya instruidos puedo contarles que los 40 km de ría son increíbles, tiene cañadones, playitas, islas con pingüinos, otras con lobos marinos y toninas overas por todos lados, son delfines pero con colores de orca, increíbles, pero nos quedamos con ganas de verlas lamentablemente. Esta vez ni apuntamos a dormir en campings, nuestra experiencia nos dice que son caros y mucho más feos que los lugares que se pueden encontrar libres de cercos. Pasamos de largo el pueblo, y fuimos directo a la ría, encontramos una bahía linda, en frente a una isla de pingüinos, nos felicitamos por la decisión, comimos y a dormir. El día siguiente fue una buena prueba, amaneció lloviendo, frío y con mucho viento, decidimos quedarnos todo el día ahí y la Westy volvió a probarnos que es cómoda y gauchita, estuvimos casi todo el día adentro, cartas, lectura y comida, un buen día de descanso y dormimos sin pasar nada de frío.


Nuestro campamento el primer día en la ría Deseado.

Con el sol de nuevo arriba, fuimos tras las andanzas de Darwin, que según la folletería que nos hacía más pesada la camioneta, aseguraba que eran muchas. No se si por falta de indagación o de ganas, no encontramos nada y nos entregamos a los placeres del guiso. Para que se entienda, nunca habíamos comido afuera desde comenzado el viaje y decidimos darnos el gusto. Paramos en “Lo de Armando”, un cálido restorán que además tenía entre sus bondades Wi-fi. El menú del día era guiso de lentejas, le preguntamos a el mismísimo Armando si la porción era como para compartir, ya que además de no tener mucho hambre, contábamos con menos presupuesto. Generoso gastronómico, prácticamente nos regaló la comida y también una breve lección turística de la Patagonia que bien conoce.

Joaquín, Armando y Clari en "Lo de Armando" después del guiso.

Para dormir la última noche en la ría Deseado, buscamos otra playita y encontramos una mejor, la tarde vino mientras jugábamos al truco y tuvimos que suspenderlo. Sabemos que los cielos patagónicos son de regalar atardecer sobresalientes, pero este nos dejó boquiabiertos, además de nubes prendiéndose fuego por todos lados, pareciera que todos los animales se pusieron de acuerdo para vocalizar, los lobos marinos, cormoranes, y pingüinos en concierto, como agradeciendo el día y ese atardecer. Este comportamiento fue muy similar al que una vez vivimos en el exclusivo balneario de Punta del Este, precisamente en la playa de Solanas, donde la gente aplaudía cuando el sol se terminaba de poner en el horizonte. ¡Qué parecidos son estos veraneantes a los pingüinos de Magallanes!

Intentando alguna canción.

Son gaviotas, no tan interesantes como los pingüinos pero hicieron una buena foto.

A juzgar por la cara del pescador, no fue un buen comienzo, ojalá sea la mala suerte de principiante.

Reflexivo. ¿Será la desdichada actualidad de River la que lo turba?



Incendio en el cielo.




Saliendo de Puerto Deseado nos desviamos para conocer la gruta de la Virgen de Lourdes.


video

18 comentarios:

  1. Qué cielos!!! cómo les fue con la luna llena?? pudieron verla? acá estuvo increíble!!! un fin de semana perfecto! ni calor ni frío, ni una nube y una luna llena enooormee!! pensé mucho en uds. preguntándome si estarían mirándola al mismo tiempo que yo. Les mando un beso enorme

    ResponderEliminar
  2. chicos!!!! aca estamos con ele y vicky leyendo los posts desde "partida".... buenisimo todo lo que estan viviendo!!!! aca somos sus seguidoras!!!!! los queremos mucho! Besos! Jose, Ele y Vicky

    ResponderEliminar
  3. buena juacs, todos esas horas viendo la naional geografiuc no han sido en vanos, sigue alimentando nuestro conocimientos

    ResponderEliminar
  4. Beunas placas! Espero nuevas novedades novedosas de su parte!! Besosss!

    ResponderEliminar
  5. Alguien te contesto cuando preguntaste si se escuchan los lobos marinos??

    ResponderEliminar
  6. hola mi hermanoooooooooooooo y mi hermana postizaa estan buenisimas todas las historiasss fotos y salchichas.. los extraño

    ResponderEliminar
  7. wuawww cada vez que entro hay muchos visitantes más!!!! cuando lleguemos a los 5000 visitantes hacemos una fiesta con música y cosas ricas para comer

    ResponderEliminar
  8. Me puse a leer todo hoy. Muy buenas historias, nuevos amigos, eso es lo que hace la diferencia en los viajes.
    Me la imagino a Clari volviendo loca a Westy.
    Me divierte ir con ustedes.
    Besos Maga

    ResponderEliminar
  9. Todos los días miro un poco y aunque no haya nada nuevo me pongo contenta igual, lossiento cerca. Me encantó el comentario de los animales agradeciendo el día y el atardecer. Lindísimas las fotos y espero que la carucha del pescador ya haya cambiado. Besos

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno!! ojala q cuando agarren la 40 para arriba pasen por casa!!(Bariloche)

    ResponderEliminar
  11. Son unos genios. Cada día que pasa me convenzo más que además de muy valientes fueron muy sabios por la decisión que tomaron. Disfruten de nuestra patagonia y despues de America toda!
    Ah me olvidaba no vuelvan a juntarse con Rusos, son antipaticos.

    ResponderEliminar
  12. Muy buenos cuentos!! Me perdi su llamado, les llego mi mensaje??? Los voy a tratar de llamar hoy devuelta! Besos enormes a los dos!!

    ResponderEliminar
  13. Holaaaaa estoy impresionada!! Chicos me lei todo, no puedo parar de mirar las fotos y leer el blog!! Realmente es increible, los lugares, la gente, las vivencias y lo mejor de todo la descripcion casi detallada de cada momento! Increible!! Soy fan de este blog jajaja Se los extrañaaaaa!! Besos a los dos!!

    ResponderEliminar
  14. Mucha alegria!!...me da que esten disfrutando y compartiendo el viaje.
    Mucho trabajo!!...me costo dejar comentarios aca, jaja, la internet no me dejaba y me tuve que convertir en el mas seguidor, porque figuro 2 veces y una tercera tambien, malditas cuentas google.
    Me gusta que transmitan la plenitud con que absoben y disfrutan los momentos, espero que nos veamos dentro de poco.
    Abrazo a ambos

    ResponderEliminar
  15. claro, con esos atardecerse cualquiera saca fotos... yo me conformo con la feria de san isidro...

    ResponderEliminar
  16. wooooowww los naranjas y violetas de ese cielo por los clavos de cristo!!!!!!

    ResponderEliminar

¡Para dejarnos un comentario tenes que elegir la opción ANÓNIMO y simplemente escribir lo que quieras compartir!